jueves, 6 de septiembre de 2007

CRÍTICA DE TRANSFORMERS

Transformers sólo es un circo de efectos especiales y no cumple con unos mínimos atributos para que pueda ser un producto comercial inteligente.

Basada en una de las marcas de juguetes más populares, esta película de acción real narra la saga de los Transformers - unos gigantescos seres androides (robots con sentimientos) venidos de un lejano planeta que deben ocultar su identidad como coches, aviones y varios tipos de artefactos electrónicos de nuestro mundo mientras libran una épica batalla para salvar a la Humanidad..

Hay algunas personas que son sinónimo de éxito, y en Hollywood nadie discute la capacidad de atraer al público que tienen tanto Michael Bay como Steven Spielberg. Ambos han realizado algunos de los mayores campanazos de los últimos años, y su primera colaboración ha reventado las taquillas de medio mundo. Pero esta vez no han estado a altura. Por desgracia ya está anunciada su secuela.
Transformers es la versión para el verano del 2007 de productos similares como ¿Independence Day?, ¿Godzilla? o ¿El día de mañana? sin sustancia, insulsa, diseñada en función de las palomitas y la propaganda: el ejército siempre desempeña un papel crucial en la lucha entre los humanos y las fuerzas externas que nos invaden. Es una descarada transposición de la misma historia, cambiando el aspecto externo de los elementos principales, los guionistas copian el esquema según una fórmula comercial ya explotada hasta la náusea.


El modo que tiene Bay de hacer mover la cámara a mi me encanta pero en otras películas puede dar la sensación de mayor realidad pero en este caso hace perder el enfoque ante tanto enfrentamiento entre Autobots y Decepticons, y el choque de sus estructuras. A veces no se sabe quién es el del bando de uno u otro (salvo Optimus Prime y Bumbleee cuyos colores son muy característicos).
La película es aburrida. Tiene momentos de humor pésimos. El pitorreo, en ése sentido, es constante. Ojo al parche: no es que la película no se tome en serio a sí misma. Ante todo, la película se pitorrea y se burla del espectador, y especialmente de los amantes del buen cine de aventuras, del buen cine pensado para adolescentes, que lo ha habido y, esperemos, lo habrá.

Mi valoración: 1/10

3 comentarios:

Lucía dijo...

Totalmente de acuerdo, los chistes malos eran constantes e insoportables.
Qué decepción, con las ganas que tenía de ver a Optimus en la gran pantalla ...

fernando dijo...

Muy buen blog. Se entera uno de novedades de cine y televisión.

un abrazo

Sunne dijo...

jajajaja, ni la he querido ver, creo que ahora la veré jajajajaj